Blog

El enoturismo es una de las muchas formas de viajar que hay actualmente en el panorama turístico y cumple a la perfección con dos de las cosas que más atrae a la gente a la hora de hacer una escapada, una propuesta diferente y la gastronomía, donde el vino es el eje vertebrador y principal protagonista junto a nosotros.

Enoturismo, una nueva forma de hacer turismo

Una nueva forma de hacer turismo

Desde hace unos años hasta ahora, la pasión por el vino ha ido en aumento y ante esta situación, las bodegas y pequeños productores no podían permanecer ajenos a esto y poco a poco se han ido especializando en materia turística, ofreciendo a toda clase de viajero una propuesta muy original y sorprendente.

Es la excusa perfecta para conocer determinado rincón de España por ejemplo, pudiendo pasar unos días conociendo la historia del lugar, sus tradiciones, naturaleza y, por supuesto, visitando una de sus bodegas y conociendo en primera persona todos y cada una de las fases del proceso de la elaboración del vino así como aprender las características de determinados caldos e incluso saber cómo maridarlos con buenos productos de temporada.

Muchas bodegas están dando el paso y adentrándose en el mundo del enoturismo, abriendo las puertas a toda aquella persona que quiera conocer más sobre su producto y aprender más cosas sobre el vino, porque nunca se sabe todo sobre esta bebida tan consumida en el mundo.

Son ideales para viajar en familia, con la pareja, los amigos o incluso en solitario porque no habrá ni un solo segundo para aburrirse, además practicar el enoturismo es algo muy ameno, especialmente si te gusta el vino.

El verano está a la vuelta de la esquina y actualmente estamos en un buen momento para planificar lo que puede ser nuestra próxima escapada. Por tanto, si buscas algo diferente, que te sorprenda y sobre todo, que te deje un buen sabor de boca, no lo dudes y practica el enoturismo, descubrirás por qué está experimentando tal crecimiento desde hace unos años.

Todos sabemos que el vino es un producto perecedero y se puede estropear estando incluso en la botella. Sería una pena desperdiciar un buen caldo por no tener en cuenta unos mínimos consejos sobre cómo conservar el vino. Con esto conseguiremos degustar el vino en las mejores condiciones.

Cómo conservar el vino

Una vinoteca es un buen lugar para conservar un vino

La mejor forma de conservarlo para que tenga durante más tiempo sus propiedades es teniendo una vinoteca, aunque no todo el mundo dispone de ella, pero no hay problema porque se pueden poner en marcha otras opciones para su conservación y una de ellas, muy importante, es alejarlo de fuentes de calor o demasiado frío, olores o incluso la luz solar, dado que ésta puede provocar reacciones químicas que afectarían negativamente al vino.

La humedad relativa también juega un papel determinante a la hora de conservar el vino y debe estar entre un 65 y un 80%, fácilmente obtenibles gracias a humidificadores, pero siempre teniendo especial cuidado en no crear un ambiente demasiado húmedo porque arruinaría el vino.

Para conservar el vino en buen estado, las botellas siempre deben estar boca abajo o en posición horizontal para tener contacto con el corcho, con esto se evita que se seque y se mantenga en buen estado. Un corcho seco se agrietará y permitirá la entrada del aire o incluso que caigan pequeños trozos al vino, estropeándolo.

Si se quiere profundizar un poco más sobre el vino y su conservación, tener un termómetro cerca de donde se encuentre el caldo nos ayudará a conocer la temperatura del lugar en cuestión y si además puede medir la humedad ambiental se convertirá en nuestro aliado,

Para finalizar, todos estos consejos son válidos para un vino que tenga capacidad de un buen envejecimiento como el Marmallejo Tinto Crianza o el Viña Azeniche Tinto Joven porque no valdría con otra clase de vinos que no están elaborados para que duren demasiado tiempo o para envejecer.

Desde hace bastantes años se están realizando diferentes estudios relacionados directamente con los beneficios del vino tinto y en todos se revela la importancia que tiene para nuestro organismo su ingesta, eso sí, siempre de forma moderada y sin abusos. Según los resultados de estos estudios ¿cuáles son los beneficios que nos aporta el vino?

Beneficios del vino tinto

¿Cuántos beneficios del vino tinto conoces?

Una investigación llevada a cabo por el prestigioso Instituto Tecnológico de Massachusetts reveló que el vino tinto es un fantástico agente contra la grasa dado que el consumo de vino ayuda a la activación de un gen que impide la formación de células de grasa y también colabora con la movilización de las existentes.

Reduce el riesgo de contraer cáncer de pulmón en los hombres, especialmente si son fumadores. Además bloquea las células responsables del cáncer de mama gracias a un componente llamado resveratrol, que frena los diferentes efectos del estrógeno. Otro punto importante del consumo de vino tinto es que contribuye notablemente a aumentar los niveles de colesterol bueno en sangre, ayudando a prevenir algunas afecciones cardiovasculares.

¿Qué otros beneficios tiene el vino tinto?

Pero estas no son las únicas ventajas que encontramos en esta preciada bebida sino que cuenta con muchas otras propiedades que hasta el momento se pensaban que eran tradiciones y creencias pero demuestran que son ciertas.

En Italia siempre se ha dado vino tinto para hacer enjuagues a las personas que tienen infecciones en las encías, algo muy arraigado. Un equipo de investigadores han descubierto que hay diversos agentes en el vino que frenan el crecimiento de bacterias relacionadas con la caries, estreptococos e incluso los que provocan la gingivitis.

Su consumo libera endorfinas proporcionando sensación de placer, mejora el funcionamiento del cerebro, cuenta con agentes antioxidantes, impide el endurecimiento de las arterias, inhiben la coagulación de la sangre y cuida la próstata entre otros. Lo mejor de todo es que es natural y su precio es muy asequible. ¿Se puede pedir más?

Dentro de las muchas clases de uvas que se utilizan en el mundo para la elaboración del vino se encuentra la conocida como Petit Verdot. Se trata de una uva de la cual no se sabe cuál fue su origen exacto pero se cree que fue plantada en nuestro país vecino, Francia, e incluso que haya sido plantada antes que la Cabernet Sauvignon, lo que hace que nos encontremos con una uva casi histórica en esto del vino.

petit-verdot

¿Quieres una copita de Petit Verdot?

Según diferentes estudios se dice que fue pensada para usarse como complemento para los vinos de Burdeos aunque debido a que tiene una maduración bastante tardía esto no se pudo llevar a cabo. Se trata de una variedad minoritaria en la zona de Burdeos y también hay algo de producción en el estado norteamericano de Virginia así como diferentes rincones de Europa, entre ellos España.

La Región de Murcia es una de las Comunidades Autónomas autorizadas para la producción vitícola de esta variedad de uva, muy presente en nuestros vinos como por ejemplo en nuestro Marmallejo Tinto Crianza, compuesto en un 60% de Monastrell y un 40% de Petit Verdot.

¿Cómo es la uva Petit Verdot?

La vid donde crece tiene un gran vigor, de sarmientos largos y requiere emparado. Su brotación es temprana pero su maduración tardía y su tamaño es relativamente pequeño. Gracias a esta uva se pueden elaborar vinos con un intenso color, con potencia y un alto índice de taninos gracias a su riqueza en azúcares. Proporciona frescor y vivacidad y aportan tanto color como cuerpo.

Los vinos elaborados con esta variedad de uva se caracterizan sobre todo por contar con aromas a frutos negros como por ejemplo pueden ser las moras. Además aporta diferentes tonos especiados así como melaza. Tal como su aroma, el vino elaborado con Petit Verdot tiene un sabor complejo, donde pueden encontrarse matices tan dispares como coco, madera dulce o vainilla entre otros.

En el momento de su cata, la boca también experimentará detalles de sabores ligeramente tostados y robles, posiblemente por su envejecimiento y dependiendo de su edad podemos encontrar también matices de cedro.

¿Has probado alguna vez vino hecho con Petit Verdot? Si has probado nuestro tinto crianza la respuesta es muy fácil.

En un tiempo donde la tecnología está tan presente en nuestros días, es muy común que el mundo de la enología pueda aprovecharse directamente de todas las ventajas que esto conlleva y no es raro ver un buen número de gadgets, aplicaciones y herramientas que permiten desde una mejor cosecha hasta una mejor cata.

Hablando de catas, no hay duda que la boca, especialmente la lengua, es uno de los mejores instrumentos que hay para apreciar todos los matices, buenos o malos, que tiene el vino, por ello, inspirándose en todo su potencial, han inventado un dispositivo muy especial, una lengua electrónica.

lengua electrónica

Lengua electrónica creada por la UPV

¿Cómo funciona la lengua electrónica?

Su funcionamiento es ciertamente parecido al de la lengua humana y permite conocer cuál es el momento ideal para poder retirar las uvas de la vid y comenzar el proceso de elaboración del vino, con lo que siempre se conseguirá una uva en el mejor estado, lo que repercutirá en la calidad del producto final.

Tiene la capacidad de analizar la cantidad de azúcar de la uva así como su nivel de acidez y también su pH, revelando una información vital para producir un buen caldo. Todo eso está muy bien, pero son muchas personas las que dudan del buen hacer de este dispositivo y creen que lo mejor es la experiencia de un cosechador con años de trabajo en este sector.

A pesar de ello no es una idea pionera dado que ya en el año 2012 se desarrolló otro dispositivo que analizaba los líquidos, aunque no tuvo mucho éxito y finalmente no se llegó a producir. Esto demuestra la total profesionalización de este sector, donde siempre se buscan diferentes formas de producir la mejor uva, en qué momento es mejor recolectarla, etc.

De momento habrá que darle el beneficio de la duda a este dispositivo para ver si realmente cumple con lo que asegura realizar y de ser cierto, seguro que se convertiría en un añadido de gran valor, pero prevalecerá la decisión de una persona experta en ello.

El vino tiene una gran aceptación en todo el mundo, incluso en países donde hace no demasiado tiempo apenas se consumía o apenas tenía repercusión. No hay nada como un buen vino para acompañar unas tapas, una comida o una cena, como nuestro Marmallejo tinto crianza. ¿A quién no le gusta ir de tapas y beberse un vino de calidad? En muchos países encontramos esta misma opinión, rincones como Francia, Portugal, Italia o Alemania por ejemplo.

A pesar de ello, ninguno de estos países es el mayor consumidor de vino del mundo. Hay un país donde el vino se bebe por doquier, pero no se acompaña con delicias gastronómicas sino más bien “celestiales”. El lugar del mundo donde más vino se bebe es en el Vaticano, donde la media de consumo se dispara hasta los 74 litros por persona, datos que se desprenden de un estudio llevado a cabo por el Wine Institute of California.

donde más vino se bebe, en el Vaticano

Vino de misa

¿Por qué el vino se bebe tanto en este rincón del mundo?

Hay muchas hipótesis sobre la respuesta a esta pregunta, pero las más claras son que, a pesar de que su población son apenas unos 850 habitantes, el vino es uno de los ingredientes principales en las ceremonias en la iglesia, presente prácticamente en todas y cada una de ellas.

Otra de las razones es porque la población es muy mayor y el vino tiene una gran raigambre, especialmente cuando se realizan comidas en grupo, donde se beben grandes cantidades de vino. A ello hay que sumar la carencia de impuestos, lo que hace que los buenos vinos no sean tan caros como en otros destinos del mundo.

Tras el Vaticano, los países que más vino consumen son Luxemburgo, con 56 litros por persona al año y en tercer lugar está Andorra, con 44 litros de media por persona cada año.

España, primero en el ranking de productores por superficie plantada en la última campaña 2013/2014  y segundo exportador mundial en términos de volumen, se encuentra en el puesto 31, con una media de 31 litros al año. ¿Conocías estos detalles?

La gastronomía está pasando por un buen momento gracias a la buena promoción que está teniendo en los medios de comunicación y cada vez más gente se anima a meterse entre fogones para preparar una buena comida y acompañarla de una botella de buen vino. Pero hay una importancia vital en estos casos, el maridaje de los vinos con la comida; porque no todos los vinos son adecuados para cualquier clase de comida y eso es algo que no podemos evitar tener presente.

El maridaje del vino y su importancia

El vino perfecto para la comida perfecta

Es muy importante desterrar el clásico mito de que el vino tinto es para carnes y el blanco para pescados, una creencia muy arraigada pero que, aunque con cierto punto de razón, es errónea. En la mayoría de casos no es el producto en sí el que determina el consumo de determinado vino, sino la salsa que acompaña a la elaboración. Por ejemplo, los tintos jóvenes, como el Viña Azeniche tinto joven, maridan bien con una buena paella de marisco y algunos blancos a la perfección con carnes de ave como el pavo, pollo o el pato.

¿Cómo hacer un buen maridaje del vino?

No es sencillo conocer a la perfección el buen maridaje del vino y la comida, algo que se va adquiriendo poco a poco con la práctica y con mucha información. Si a ello se le suma un sentido desarrollado del olfato y del gusto, en no demasiado tiempo se aprenderá a reconocer qué vino o vinos son más adecuados con determinada comida, con lo que el éxito de la misma podría estar asegurado.

La experiencia y los errores acaban por determinar muchos detalles como por ejemplo evitar servir una comida ligera con un vino de alto contenido alcohólico, porque éste opacará el sabor de los alimentos y la comida dejaría de tener el sabor que debería. Asimismo tampoco se deben servir vinos blancos o rosados con determinadas elaboraciones dado que éstos suelen tender a resaltar los aspectos salados de la comida.

Son fallos que se cometen más a menudo de lo que se piensa, pero que poco a poco van conformando una base sólida de conocimiento con el que se va aprendiendo la importancia del maridaje del vino en la gastronomía.

¿Sabes qué sucede este fin de semana en Cehegín? Te damos una orientación para que lo adivines. Necesitas un mapa del municipio, unas pistas y una brújula. ¿Sabes ya lo que es? 

Si, este fin de semana se celebra en Cehegín la Copa del Mundo de Orientación 2014 y como no podía ser de otra manera, Bodegas Carreño estará apoyando esta competición como colaboradores oficiales.

Copa del Mundo de Orientación 2014 Cehegín

¡Nos vamos de orientación!

Y como colaboradores oficiales que somos organizaremos catas en las jornadas del sábado y domingo, a las 12.00 horas en el Parque Ecológico, donde daremos a conocer nuestros vinos de la DO Bullas a los participantes y visitantes de la Copa del Mundo de Orientación.

¡No te pierdas! Disfruta de este fin de semana de la naturaleza en Cehegín y por qué no, disfruta de las gastronomía y de los vinos de la tierra.

¡Estrenamos nuestro blog! A partir de hoy os vamos a contar todas las noticias y actualidad de Bodegas Carreño.  Además podrás encontrar noticias y curiosidades relacionadas con el mundo del vino.

Queremos que nos conozcas mejor y acercarte al fascinante mundo del vino. ¿Nos lees? 🙂

Blog Bodegas Carreño

¡De estreno!

19 marzo, 2014

One Image Blog Post

Nullam ornare, sem in malesuada sagittis, quam sapien ornare massa, id pulvinar quam augue vel orci. Praesent leo orci, cursus ac malesuada et, sollicitudin eu erat. Pellentesque ornare mi vitae sem consequat ac bibendum neque adipiscing. Donec tellus nunc, tincidunt sed faucibus a, mattis eget purus.