El decantador tiene una misión muy clara dentro del mundo del vino. Con la decantación se consiguen eliminar las impurezas del vino, algo que suele hacerse principalmente con los vinos con más solera como los “Gran Reserva” por ejemplo.

Decantador de Vino

¿Has utilizado un decantador alguna vez?

Otra finalidad que se busca con el decantado del vino es poder acelerar la suavización de los taninos que se crean de forma natural con el envejecimiento del vino en la botella, por eso es tan importante el decantado.
En el uso del decantador hay diferentes posturas, algunos expertos sugieren que el decantado debe hacerse en toda clase de vinos y otros apuntan a que únicamente debe hacerse con los vinos más selectos, para que mantengan intactas sus cualidades en todo momento.

El método de decantado lleva su tiempo y si la botella es de un vino muy bueno es conveniente colocar la botella en posición vertical dos días antes de abrirla, con lo que se consigue el asiento en el fondo de la botella de cualquier sedimento del vino.

Qué pasa cuando usamos un decantador

El vino se pasa desde la botella al decantador, impidiendo que los posos o cualquier agente que pudiera estar en suspensión en el vino se quede retenido y pase al decantador completamente limpio. Se trata de un producto natural, por lo que es normal que en ocasiones podamos encontrar alguna clase de residuo, pero es completamente inofensivo para la salud.

Además de limpiarlo de impurezas, con la decantación se busca un buen aireado del vino evitando que permanezcan los olores que han acompañado al vino durante todo su envejecimiento, especialmente si son vinos reserva o crianzas, como nuestro Marmallejo.

Ahora que ya sabes qué es lo que sucede cuando usamos un decantador, antes del consumo de un vino reserva o crianza, sigue los siguientes pasos:

  1. Abre con cuidado la botella para evitar agitar esos sedimentos.
  2. Posteriormente pasa el vino hacia el decantador lentamente.
  3. Una vez en él, hay que dejar reposar el vino de media hora a una hora.
  4. Transcurrido el tiempo ya se puede servir sin ningún problema.

Es muy sencillo. ¡Ahora te toca a ti!